GRISELDA TESSIO
DIPUTADA DE LA PROVINCIA DE SANTA FE






Informes Especiales

In memoriam de Raúl Alfonsín

Ha muerto el más ilustre de los argentinos de las últimas décadas.
Ha muerto el hombre que recuperó la Democracia para la Nación y sus habitantes y que luchó por ello, después de tanta sangre y dolor; el constructor de la legalidad arrasada, el estadista respetuoso de la Constitución Nacional, cuyo Preámbulo recitaba como un rezo laico; el político de la austeridad y las manos limpias.

Como hombre, lo lloramos.
Como tribuno de la República, lo honramos.
Como militante de la UCR, ese viejo y siempre florecido árbol de las conductas limpias y las virtudes cívicas, de Alem, Yrigoyen, Sabattini, Lebensohn, Larralde, Illia y millones de hombres y mujeres que siguen ondeando sus banderas, marcará rumbos y memoria en las generaciones venideras.

Creía que la Democracia aseguraba la libertad, pero más certeza tenía sobre la Democracia como construcción de la igualdad.

Si nuestros antepasados más lejanos, los que nos legaron libertades y honores, merecen alabanzas, los hombres libres que conocimos sumaron a aquella herencia un testimonio de grandeza para nuestros contemporáneos.
Puede haber tenido errores, pero tuvo más convicciones.
Amado y reverenciado por los suyos, respetado por sus adversarios, fue, como los conductores de pueblos de la Antigüedad, un hombre justo.

Citando el discurso del Dr. Ricardo Rojas en el sepelio de Hipólito Yrigoyen podemos decir que “no hemos venido aquí para llorar la inhumación de un anciano, sino para cantar la apoteosis de un patriarca”.

Hoy, los argentinos nos hemos quedado más huérfanos.
Pero es cierto que llevamos en alto el estandarte de su testamento: después de su lucha por la dignidad humana, hoy, los argentinos somos más libres a pesar de las libertades que aún nos faltan.

Griselda Tessio
Vicegobernadora de la Provincia de Santa Fe

ANEXO

« Volver