GRISELDA TESSIO
DIPUTADA DE LA PROVINCIA DE SANTA FE






Informes Especiales

La vida en zonas rurales
Facultad de Ciencias Agrarias UNL

En la Argentina el 47,62% de la red de caminos son  de tierra y el 21,07% de mejorado. La energía eléctrica no está disponible en el 10% de las escuelas rurales. El acceso a infraestructura básica es un factor determinante en la calidad de vida de quienes viven fuera de las ciudades.

De acuerdo con los datos del último censo nacional correspondiente a 2001, el 10,6% de la población vive en zonas rurales, esto quiere decir en poblaciones con menos de 2 mil habitantes.

La vida en el campo es completamente diferente a la de las ciudades. Esto no sólo se debe a cuestiones culturales, como los hábitos y costumbres que definen nuestro día a día, sino también a las condiciones de vida, el acceso a servicios básicos como el agua segura, la infraestructura de caminos y la limitación de oportunidades en el ámbito de la educación.

El anuncio del incremento de las retenciones despertó una polémica que merece un debate aparte: ¿a qué se destina lo recaudado? “El productor de esta zona, teniendo rutas, salud y educación, no estaría haciendo piquetes. Los problemas que tiene el sector agropecuario vienen de la mano de que el productor paga las retenciones, paga sus impuestos, que no son bajos,  y además tiene que hacer frente a los espacios de los que el Estado no se está ocupando. Todo esto genera una tensión razonable”, manifestó Susana Grosso, Ingeniera Agrónoma, docente de la FCA - UNL y miembro de la Red de Información de Interés Agronómico (RIIA) que funciona en coordinación con la Estación Experimental Rafaela, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y profesionales, cooperativas e instituciones del sector en la provincia de Santa Fe.

Efectivamente, la infraestructura de caminos es uno de los aspectos cruciales en el ámbito rural ya que, dado que las distancias son mucho mayores, la transitabilidad determina el acceso o no a servicios como la salud o la educación. Argentina cuenta con una red de caminos primarios y secundarios que suma un total de 230.137km. De éstos, el 47,62% (109.589km) son de tierra, el 31,31% están asfaltados y  21,07% son de ripio. En el caso de la provincia de Santa Fe, de un total de 15.890km, el 60,98% son de tierra y corresponden a jurisdicción provincial.

Agua segura

En cuanto a la disponibilidad de agua potable, es decir, no sólo clorada sino también filtrada y tratada en una serie de pasos, sólo es accesible para el 30% de la población rural, de acuerdo a los datos de CIRCA (Communication & Information Resource Centre Administrator) del año 2000. Algo muy distinto a lo que ocurre en las ciudades donde el 85% de la población tiene conexión domiciliaria al suministro de red o fácil acceso.

El agua extraída de pozos, sin ningún tratamiento, puede estar contaminada con bacterias, virus, parásitos, metales pesados y otros agentes perjudiciales para la salud. En las zonas agrícolas, uno de los mayores peligros es que los fertilizantes nitrogenados contaminen las aguas subterráneas.

Educación

Cuando se comparan los establecimientos educativos en áreas urbanas y rurales, las diferencias son claras. Según el operativo nacional de evaluación realizado en el año 2000 por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología el 10% de los establecimientos educativos rurales no contaban con energía eléctrica. En la actualidad se están desarrollando diferentes programas que apuntan al desarrollo de fuentes de energía alternativa -como la solar- para abastecer a estos establecimientos que se encuentran aislados de los tendidos eléctricos.

Por otra parte, alrededor del 30% de las escuelas de educación primaria (ex EGB 1 y 2) contaban en 2002 con un solo docente. Esto obliga a una ordenación completamente diferente de las actividades, por lo que es común que los alumnos de distintos grados compartan una misma aula y un mismo docente en forma simultánea.
En cuanto al nivel de instrucción alcanzado, mientras que en las ciudades el 26,13% de los adultos tienen estudios secundarios completos, en las zonas rurales ese número se reduce al 9,16%.

Cada vez quedan menos

Si sumamos estas condiciones de vida al modelo agropecuario vigente que expulsa a trabajadores y pequeños productores, es posible comprender por qué la población rural se reduce drásticamente. En 1991 el 12,81% de la población argentina vivía en zonas rurales, para 2001 ese número se redujo al 10,56%.

Investigadores de la FCA - UNL estudiaron el fenómeno en el departamento Las Colonias e identificaron 17 distritos que tuvieron crecimiento negativo, es decir que en vez de crecer su población disminuyó, entre 1988 y 2002. Si bien se trata de 952 personas, es decir, el 1% de la población total del departamento, el dato no es menor ya que en poblaciones tan pequeñas la diferencia es significativa.

Los distritos con mayor pérdida de habitantes son Cululú, Ituzaingó, Soutomayor, San Mariano, San Jerónimo del Sauce, Providencia, Grutly, Jacinto Arauz y Sarmiento. El caso más contundente corresponde a Ituzaingó donde la población pasó de 219 habitantes a 119, lo que implica una reducción del 84%.

Facultad de Ciencias Agrarias
Publicado en El Paraninfo / UNL

ANEXO

« Volver